Todo lo que debes saber acerca de la lactancia materna
que debes saber sobre la lactancia materna sobre problemas,posturas y dudas
recien,nacido, lactancia,materna.lactante,
16029
post-template-default,single,single-post,postid-16029,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.1,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-overridden-elementors-fonts,columns-4,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default
bebe-lactante-durmiendo

Todo lo que debes saber acerca de la lactancia materna

La lactancia materna es un privilegio con el que la naturaleza nos ha dotado, y que aporta muchos beneficios no solo a tu bebé, sino a ti misma, así que en este artículo vamos a ver todos los aspectos que hay que conocer en relación a esta etapa de tu vida y la de tu pequeño.

Beneficios de la lactancia materna para tu bebé

Los calostros producidos tras el parto tienen todo el alimento que el bebé necesita además de anticuerpos ideales para que comience a inmunizarse.

La leche materna es el alimento más perfecto y natural que puedes dar a tu hijo, según explican los beneficios según la OMS de la lactancia materna, que advierte de las ventajas saludables que se conservan hasta la edad adulta, pues según se ha constatado, las personas que han sido alimentadas con lactancia materna tienen una tensión arterial más baja, menos colesterol, y menores probabilidades de sufrir diabetes y obesidad.

La lactancia materna es el alimento más completo hasta que los niños cumplen los seis meses de edad, y posteriormente debe ser completado con alimentación suplementaria.

Ventajas de la lactancia materna para la madre

Frente a los complejos que algunas madres presentan a la hora de pensar en dar de mamar a su bebé por si se les deforma el pecho, o la sensación de que se sentirán muy limitadas al tener que estar pendientes continuamente, dar el pecho tiene compensaciones inmediatas a nivel personal, porque tu útero se recolocará mucho más rápidamente después del parto, y recuperarás tu peso de forma inmediata, además de reducir posteriormente el riesgo de cáncer.

Pero dejando a un lado egoísmos personales, no hay nada más gratificante después de dar la vida a un hijo, que esa conexión tal sutil e íntima que se produce al amamantar al bebé.

Se trata de un momento muy especial que debes disfrutar plenamente, trasmitiendo toda tu ternura al pequeño para que se sienta cuidado y protegido, una vez que ya no se encuentra en el cálido cobijo en el que ha estado nueve meses.

La lactancia materna mantiene un vínculo mucho más íntimo y especial entre tu bebé y tú.

bebe-lactante-mamando-del-pecho-de-la-madre

 

Cómo saber si el pequeño come suficiente

Una de las cuestiones que más inquietan a una madre, sobre todo al principio, es tener la seguridad de que produce suficiente leche para el bebé, y así asegurar su crecimiento.

Los indicadores más claros de que tu peque cuenta con el alimento que necesita son entre otros:

·         Tus mamas están tensas y los pezones empiezan a segregar leche cuando se acerca la hora de amamantar al bebé.

·         También puedes observar leche en la comisura de la boca de tu bebé cuando está mamando.

·         El pequeño tiene buen aspecto, moja entre seis y ocho pañales diariamente, y aumenta su peso semanal entre 100 y 200 gramos.

·         Come cada dos o tres horas al principio, y luego aunque se espacien las tomas nocturnas, mama entre 6 y 8 veces al día.

Cómo solucionar el problema si el bebé no recibe suficiente alimento

La producción de leche materna está relacionada tanto con factores físicos como psicológicos, por lo que en algunos casos puede que se trate de un problema hormonal, o algún medicamento utilizado por la madre, mientras que en otros casos el estrés puede actuar inhibiendo la producción de leche.

En cualquier caso, la succión estimula la producción de leche materna, así que pon a amamantar al pequeño, y no te desesperes.

Si el niño llora por hambre, tendrás que acudir a tu pediatra para que te indique la lemas, y conseguir que el pequeño se quede saciado a través de la lactancia materna mixta.

Las mejores posiciones para la lactancia materna

A la hora de dar el pecho a tu bebé, es muy importante cuidar la postura corporal para evitar importantes dolores de espalda.

Así que toma nota sobre cuáles son las mejores posturas en la lactancia materna:

·         Cuando se trata de la primera vez, la mejor postura será estando acostada de lado y con tu peque en paralelo. Se trata de una postura ideal para las tomas nocturnas y de primera hora del día, y con ella el bebé se enganchará más correcta y fácilmente. Puedes ayudarte con algún cojín de lactancia, o una toalla enrollada.

·         Para evitar retención y coagulación de leche en los conductos, hay una buena postura en la que el bebé queda tumbado boca arriba y bajo tu brazo.

·         Si vas a dar el pecho sentada, tanto tu bebé como tú deberéis encontraros muy cómodos, de tal forma que el peque se agarre bien, y tú tengas la espalda bien apoyada.

Utiliza un sillón cómodo, conocidos como sillón de lactancia y un cojín para apoyar la zona de las lumbares, y sujeta al peque utilizando uno de tus brazos, acercando el peque con ese brazo, y el pezón con los dedos índice y corazón de tu mano libre, hasta que sientas que ya está bien enganchado.

Sobre todo al principio el esfuerzo que produce en el bebé la lactancia materna, hace que los bebés se queden adormilados y paren frecuentemente, así que tendrás que hablarle suavemente, y acariciarle para que continúe alimentándose.

Alimentos buenos para la lactancia, y cuales hacen que el bebé la rechace.

Realmente la preocupación que muchas madres tienen sobre si alimentan adecuadamente a sus bebés, en general no tiene un fundamento real.

Pero en todo caso, si quieres producir más leche y mejorar su calidad, lo mejor es consumir una dieta para lactancia materna bien equilibrada, beber mucha agua, y complementar con el uso de determinadas plantas, entre ellas las semillas de sésamo, cebada, avena, hinojo, y verduras de hoja verde oscura, te pueden ayudar a generar más leche.

También te dejamos la lista de alimentos y bebidas que debes evitar durante la lactancia materna, para que el pequeño no rechace la leche, ni se vea afectado por efectos estimulantes, picantes, etc…, que pueden pasar a su alimento:

Alcachofas, espárragos, cebolla, ajo, condimentos picantes, café, té, bebidas alcohólicas y excitantes en general.

bebe-lactante-en-cuna

 

¿Lactancia materna a demanda, o en horario fijo?

Nada más nacer, y durante las primeras semanas, aunque lo habitual es alimentar al pequeño cada dos o tres horas, lo más aconsejable es amamantar a demanda, aunque trascurra menos tiempo entre toma y toma, porque de esta forma evitarás que el pequeño sufra hambre, y comience a llorar desconsoladamente.

Cuando comience a madurar, y sus sueños sean más largos, el descanso también será un buen alimento, así que no es necesario despertarle para amamantar si se han pasado cinco minutos de más, porque él te lo pedirá cuando sienta necesidad.

Sobre los cinco o seis meses, puede que ya no necesite la toma nocturna, y se salte, aguantando hasta seis horas de seguido.

¿Qué molestias son más frecuentes al dar el pecho al bebe?

No vamos a negar que todo no son satisfacciones en la lactancia materna, porque en algunos casos se producen ciertas complicaciones muy molestas como las famosas grietas, la oclusión de las mamas, obstrucción del conducto o mastitis, pero que en todos los casos tienen solución.

·         Las grietas son una de las consecuencias más habituales en la lactancia materna, y se producen en la zona de los pezones, provocando dolor cuando el pequeño succiona.

Se pueden solucionar con pezoneras lactancia materna, y cuidando la posición a la hora de amamantar al bebé.

·         La obstrucción mamaria produce dolor y endurecimiento del pecho, como consecuencia de espaciar demasiado las tomas, y para aliviar el problema lo mejor es amamantar al bebé con mayor frecuencia. También se produce alivio aplicando compresas calientes y húmedas. En el caso de que te encuentres con este trastorno, notarás una zona dolorida y enrojecida en tu pecho, e incluso puede que aparezca algún punto blanco de leche seca en el pezón.

·         Mastitis es otra posible complicación que se produce algunas veces con la lactancia materna, y que consiste en una inflamación de las mamas que puede provocar fiebre. En este caso, también se recomienda amamantar con frecuencia y aplicar compresas de agua caliente.

En cualquier caso, es necesario acudir a la consulta médica cuando existe cualquier complicación o dolor de pecho, ya que es el profesional el que te recomendará qué hacer en cada caso.

Y ahora que ya sabes todo lo que necesitas sobre lactancia materna, mira todo lo que te podemos ofrecer rápida y cómodamente en nuestra sección especializada, Descubre mas.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.